23 enero 2008

La ciencia avanza que es una barbaridad


El marido de la doctora Elena Ochoa, un arquitecto que responde al nombre de Norman Foster, está diseñando la primera ciudad sostenible del mundo. Dice que se trata de un proyecto novedoso y original, pero nosotros sabemos que miente: se ha limitado a coger el ejemplo de Marbella y a hacer todo lo contrario.

Se trata de una iniciativa impulsada por Abu Dhabi, que no es un loco visionario sino el mayor de los Emiratos Árabes, según miras el mapa del mundo, a la derecha, justo al lado del símbolo del petrodólar. Consiste en crear una ciudad en medio del desierto con capacidad para 50.000 personas y sin emisiones de carbono a la atmósfera, algo así como el estadio Santiago Bernabeú con el cartel de “Prohibido fumar” en la entrada.

Foster pretende levantar la ciudad utilizando únicamente energías limpias, para lo que empezará construyendo una estación de energía solar. Claro, en medio del desierto… Que intente hacer lo mismo en Santiago de Compostela… No tiene energía ni para cargar el móvil…

Por lo demás, ya tiene definido cómo será la ciudad. Las calles tendrán una anchura máxima de tres metros, por lo que será materialmente imposible aparcar en doble fila, y setenta de largo, “finalizando en plazas con columnatas y fuentes”. Más que de Foster, va a parecer un diseño de Lladró…

Los edificios no superarán las cinco plantas de altura y estarán organizados como en una “kashba”, intentando copiar el modelo “de las ciudades construidas en la época de los carruajes de caballos”. Más que de Foster, va a parecer un diseño de Ben-Hur…

El proyecto se ha presentado en el marco de la Cumbre para la Energía del futuro celebrada en el emirato árabe. A la misma ha acudido el Príncipe Carlos de Inglaterra, aunque no exactamente en persona: ha mandado a su holograma. Un holograma es una representación virtual de la persona. Proviene de la palabra griega “Holo”, que quiere decir “todo” (no me pregunten por qué), y de “Gramma”, periódico cubano que significa “pura ficción”. “Todo pura ficción”, como El Código da Vinci o el programa electoral de quién yo me sé…

El holograma tiene la ventaja de que no se tiene que quitar los zapatos en el control de metales del aeropuerto y no te pasa facturas de alquiler de películas porno en el hotel. Yo ya he encargado el mío propio para que me sustituya, fundamentalmente, en el trabajo. El resto, no tengo inconveniente en seguir haciéndolo yo, ya que todavía no ha sido investigada la resistencia del holograma a la cerveza de barril. La ciencia avanza que es una barbaridad, pero tiene sus límites…

8 comentarios:

Merce dijo...

¿Ciudad sostenible?, suena bien, pero de lo que no me he enterado es en donde se sostiene...o quizá lo de sostenible, es porque sostiene a algo...no sé... dura de mollera que es una... Sostenible..sostenible, sigo pensando, aunque los miércoles son días malos para ello...

Evinchi dijo...

Sí la ciencia avanza, lástima que la sociedad vaya en retroceso total...a ver quien sostiene eso.

Besitos.

Luna Carmesi dijo...

Una excusa mas para que algunos salgan en el periodico.
Si quisieran aplicar medidas reales serian medidas globales...

Panda de cenutrios... y el Foster a la cabeza.

Veridico:
-Foster: ¿Pero para qué tengo que inclinar los cristales de esa torre de ocntrol? Acaso no soy el diseñador...
-Contestación: Por el sol Norman... Por el sol...

Más claro, agua dijo...

merce, lo tuyo de hoy es un miércoles s.o.s.tenible :-)

evinchi, debe ser el síndrome "que inventen ellos"

luna, a Foster no se le puede llevar la contraria: ¿por qué no es el sol el que cambia su recorrido? :-)

El Peruano Dorado dijo...

Te invitamos a conocer el fracaso literario menos resonante de todos los tiempos: Ferrante Kramer, el Peruano Dorado. Estamos en http://ferrantekramer.blogspot.com/. Esperamos hacerte reír un buen rato.

Patricio

Más claro, agua dijo...

Vale, pues muchas gracias. Le echaré un vistazo...

mundos dijo...

Parece el guion de una pelicula

Más claro, agua dijo...

¿película de humor? ¿de terror?...