22 junio 2018

#BEERNES 75 – EL PENALTI



A Mar Rojo

CERO
La prórroga también terminó con empate a cero.
UNO
De él dependía ganar la final. Sólo tenía que marcar aquel último y definitivo penalti. Le temblaban las piernas. Miró al portero y decidió lanzarlo por la derecha.
DOS
De él dependía ganar la final. Sólo tenía que parar aquel último y definitivo penalti. Le temblaban las piernas. Miró al delantero y decidió lanzarse hacia su izquierda.
TRES
No es difícil imaginar a ochenta mil personas gritando a la vez dos consignas contrarias.
CUATRO
El árbitro sopla su silbato indicando que ya puede lanzarse el penalti.
TRES
Es difícil imaginar a ochenta mil personas conteniendo a la vez la respiración.
DOS
A miles de kilómetros de distancia, su hijo de cinco años se entretiene coloreando un libro de animales que le acaba de comprar su madre.
UNO
A miles de kilómetros de distancia, su hija de cuatro años mete los dedos en un vaso de leche que le acaba de servir su madre.
CERO
La mitad del estadio estalla en un ensordecedor grito de júbilo.

15 junio 2018

#BEERNES 74 – FERIA DEL LIBRO (2ª PARTE)



(Puedes leer la primera parte AQUÍ)
Ordenando los cajones y pertenencias de su difunto marido, la mujer se topa con un libro en la mesilla de noche. “Cerrado por defunción” se titula.
La crueldad del destino, dice en voz alta. Y con un atisbo de humor negro, añade: porque ya no lo abrirá…
Ella, sin embargo, sí lo abre. Por las primeras páginas. Hasta toparse con la dedicatoria manuscrita del autor:
“Para Juan. Tus amigos no te olvidan. Supongo”.

08 junio 2018

#BEERNES 73 – FERIA DEL LIBRO (1ª parte)



Le confiesa que no recuerda cuándo ni por qué se le ocurrió el título “Cerrado por defunción” para su novela. Aun así, el lector le agradece la dedicatoria y se va con el libro en la mano. Al llegar a casa, el lector abre la novela por sus primeras páginas y lee: “Para Juan, premonitoriamente”.
A la mañana siguiente, una mujer coloca el cartel “Cerrado por defunción” en la puerta de entrada del establecimiento que hasta ayer regentaba Juan, su difunto marido.

01 junio 2018

#BEERNES 72 – LA AUTOESTOPISTA



El coche paró ante la señal de la joven autoestopista. Al bajarse la ventanilla del copiloto, ella miró al interior. Vio la cara de buena persona del conductor y se negó a subir.
El coche reinició la marcha, tomó la curva y continuó ileso…