17 diciembre 2008

La muerte de la prensa escrita


Hace unos días, en el Facebook (en castellano, Caralibro), que es una cosa muy útil para perder el tiempo, me uní a la causa “Don’t let newspapers die”, o sea, que no permitas que se mueran los periódicos. Ante la disyuntiva de tener que hacerle un boca a boca a Pedro J. o acercarme a un kiosco (con el frío que hace en la calle) a comprar un ejemplar que iba a estar caducado en menos de veinticuatro horas, opté por quedarme en casa, adherirme a la causa para tener la conciencia tranquila y leer los periódicos por Internet.

Vale que si los periódicos desaparecen de nuestras vidas lo vamos a tener chungo para envolver el bocata con el portátil… Vale que éstos, los portátiles, por muy ligeros que los hagan ahora, son un incordio a la hora de llevártelos al baño como imprescindible lectura de compañía… Vale que si la prensa escrita se hunde es posible que tengamos que sufrir la desagradable visión de Luis Mª Anson subido a una columna en la calle haciendo públicas sus agudas ocurrencias… Vale que no hay manera de hacer un sudoku en condiciones en la pantalla del móvil…

Todo eso está muy bien, pero… ¿Podemos extender cinco periódicos en la mesa de nuestro despacho sin que nos llamen la atención? Si los leemos en el ordenador parecerá incluso que estamos trabajando… ¿Nos quedamos satisfechos con la fotografía de la maciza que publica el AS en su contraportada? En el ordenador podemos tener fácil acceso a todo su book y al de sus compañeras de piso con la inestimable y sencilla ayuda de Google… ¿Quién necesita resolver un sudoku con la cantidad de juegos gratuitos que te encuentras por la red?... ¿Qué necesidad tenemos de mancharnos los dedos de tinta negra pudiendo acariciar con nuestra mano un suave y ergonómico ratoncito?… Y todavía más: si tu cuñado tiene la deplorable costumbre de robarte el periódico incluso mientras tú lo estás leyendo, ¿será capaz de hacer lo mismo con una pesada y aparatosa CPU? (no hablo de mi cuñado, que sí, es capaz; hablo en general)…

Y que conste que todo este discurso es fruto de una madura y profunda reflexión… Y que en ella no ha tenido nada que ver, repito, nada que ver, el hecho de que Andoni, mi amigo kiosquero de toda la vida, no me haya reservado esta semana el coleccionable de “figuritas de porcelana en traje regional con accesorios elaborados en fino cristal presentados en exclusiva cajita diseñada por Calatrava, coloreada por Barceló y firmada por los jugadores de la Ponferradina” que regala los sábados uno de los cinco periódicos que religiosamente le compraba todos los fines de semana… Hasta hoy.

26 comentarios:

moderrunner dijo...

Reconozco aquí que casi siempre me llevo el periódico del curro, sin tener que preguntar, alguien lo quiere?? a las cinco o seis de la tarde este periodico ya se considera muerto... luego en casa lo resucito un poco, nah, ojeándolo por encimilla y después lo uso para ponerlo en el suelo debajo de los platos de mis gatos. Bon día

Más claro, agua dijo...

Tampoco le das mal uso, ¿no? Pero procura que tus gatos no se fijen en los titulares o acabarán convertidos en tigres ;-)

Marta Arrufat dijo...

Nada que ver el appel con la red, nada! es más el ceremonial de abrirlo, con tu cafetito y tu sillón, quita quita, onde vamos parar!

Marta Arrufat dijo...

Por cierto, buena causa, invitame, I want to join it!

Marta Arrufat dijo...

he dicho appel! no, quería decir papel! cuanta dislexia en mi teclado!

Merce dijo...

Y el periódico ese al que se le echa un vistazo en el bar, mientras te tomas el café de media mñana, sí, ese que tiene restos de café, y a veces está lleno de migas. Es que un portátil público en el bar, no lo veo yo buen negocio, los teclados llenitos de migas no funcionan bien.

Anabel dijo...

qué sería de las mañanas del domingo en el aperitivo sin ese gran amigo llamado periódico+suplemento+publicidad mediaMart+cupones para un juego de platos+especial inmobiliaria+especial economía+ese folletín que siempre tiro? Yo también me uno a la causa!

Flipo en octarino dijo...

Pues a mi me pasa eso de ¿como abro yo el periódico en el curro sin que parezca que no estoy trabajando? No va a colar decir que es para envolver balances, no... Lo siento pero yo he de seguir de extranjis ;-)

Más claro, agua dijo...

Marta, periódico, cafetito, sillón... ¿en qué administración pública trabajas que yo oposito ya mismo? :-)

Merce, al bar se va a lo que se va. No hay nada más insultante que un fulano leyendo en un bar... Es más, no hay nada más insultante que un fulano leyendo... ;-)

Más claro, agua dijo...

Anabel, ¿que sería de los traumatólogos sin todo ese cargamento dominical que nos dan? :-)

Flipo, di que sí. Mientras no intentes hacer el crucigrama directamente en la pantalla del ordenador... ;-)

matxorri dijo...

Cuando muera la prensa escrita, ¿dónde consultaremos su necrológica?

Más claro, agua dijo...

En los tablones de anuncios del Ayuntamiento, como se ha hecho toda la vida de dios... :-)

Breuil dijo...

A ver, señores lectores... han pasado por alto lo más importante: el drama personal de Eduardo. Su colección de figuritas de porcelana se va quedar incompleta. Un poco más de empatía, ¡por favó!
:p :P

No te lo vas a creer, pero la palabra de verificaicón es: "pubpati" jajajajajajjaj
¿esto lleva premio? ;)

Más claro, agua dijo...

Breuil, gracias por tu comprensión y sensibilidad. Te invito a,lo que quieras en el pubpati en cuanto averigüemos dónde carajo está y hasta qué hora está abierto ;-)

Paty, ¿tienes tú algo que ver con esto?... :-)

matxorri dijo...

Se me había olvidado comentarte que si las cajas las ha diseñado Calatrava tengas mucho cuidado. Puedes sacarte un ojo o caerte y romperte una pierna. Además, si las colocas cerca de otras cajas no diseñadas por él, puede hasta llevarte a los tribunales.

Más claro, agua dijo...

Matxorri, es lo mejor de la colección: correr el riesgo de ser denunciado por el Señor de los Puentes Todos Iguales :-)

oyana dijo...

Pues yo hace 5' que he llegado a casa, pelada de frío, y me he encontrado con tu libro -mejorando lo presente- en papel y en la 9ª edición, y me dispongo a tumbarme en el sofá, bajo la manta, libro en mano, a pasar un buen rato.
Un beso, Eduardo

Ana dijo...

Además otra ventaja: la PC no te ensucia todos los dedos, mientras que el papel sucio de los periódicos, sí.

Yo voto por la PC, sobre todo porque me permite hacer el crucigrama online (y puedo hacer trampa cuando me equivoco, y nadie se da cuenta)

Food and Drugs dijo...

Salvar los árboles, salvar los periódicos... La conciencia estará tranquila mientras un hemisferio cerebral no se entere de lo que hace el otro.
Saludos

Más claro, agua dijo...

Ana, di que sí, te manchas los dedos, te pasas la mano por la cara y parece pintura de guerra. Claro que, con algunos titulares, tampoco desentona... ;-)

Food, ¿quién dijo que nacíamos con el gen de la congruencia? ;-)

Landahlauts dijo...

Y, como dice F&D, está también la parte ecológica. Es un ahorro de papel considerable.

También está la cuestión estética: pensad en lo que ganarían nuestras ciudades si no estuviera expuesto, a la vista de todos, en cualquier plaza, "La Razón", por ejemplo. Yo no tendría que tapar más los ojos a mis hijos cuando pasamos cerca de un quiosco de prensa.

Sinceramente, y ya sin bromas: cuando lees la prensa en internet tiene poca utilidad comprar el periódico al día siguiente (a no ser que sea por los artículos de opinión). Todo parecen noticias atrasadas.

Saludos.

Más claro, agua dijo...

Landa, recuerda cuando La Razón regalaba un croissant con el ejemplar dominical... A los críos había que taparles los ojos... y la boca... :-)

Landahlauts dijo...

Pero...¿tú has pensado en comerte ese cruasán??? ¿No será peligroso? ¿Qué efectos secundarios podría tener?

Más claro, agua dijo...

La Razón tiene cruasanes que la razón no entiende... De qué me voy yo a comer eso!!! Amos anda!!! Tamos locos o qué??? Qué asquito, mare mía!!! Ahggggg!

O sea, Landa, que no, que no lo pruebo ;-)

Uno dijo...

Yo por al mañana antes de entrar en el trabajo cojo la prensa gratuita, siempre que no sea la bazofia del "Qué!". Luego, al acabar, por la tarde en el tren, de vuelta a casa, de pie y muy acompañado de gente variada me gusta leer de forma rápida algunas de las noticias que me despiertan interés. Las miro en los 2 o 3 periódicos que cogí.

Espero que estos datos sirva a la prensa en papel para mejorar y renovarse.

No son los mejores periódicos para leer, ni las condiciones son las más adecuadas, ni casi hay espacio para desplegar el periódico, Pero me gusta y me relaja.

La prensa en el ordenador la miro de vez en cuando, pero tiene menos encanto y me da más pereza.

Más claro, agua dijo...

Uno, "Espero que estos datos sirva a la prensa en papel para mejorar y renovarse": sobre todo al "Qué", ¿no? :-)