04 septiembre 2009

GRANDES MICROBIOGRAFÍAS: Sigmund Freud


Cuando Sigmund Freud se despertó una mañana después de un sueño intranquilo, se encontró sobre su cama convertido en un monstruoso complejo de Edipo. Inmediatamente se puso a rezar para que su madre no le trajera, como cada mañana, el desayuno a la cama.

-------------------

13 comentarios:

Uno dijo...

Normal, ¿ya me dirás tú en la cama y en pijama donde ocultas un complejo de Édipo, sobre todo si es tan grande?

Merce dijo...

Pero cuando despertó, ¿tenía cuernecillos? ¿y rabo?

Landahlauts dijo...

Pobre!!
Qué momento más violento.

Food and Drugs dijo...

Ah, ya, el fulano que decía que nuestros sueños más retorcidos tenían una explicación simple, y que los más simples tenían una explicación retorcida.
Claro
;-)

Más claro, agua dijo...

Uno, es un (a)puro, es verdad ;-)

Merce, no seré yo quien le mire debajo de las sábanas... ;-)

Más claro, agua dijo...

Landa, supongo que de ahí le vino su afición a los opiáceos... ;-)

Food, exacto; cuánto mejor si se hubiera quedado calladito... ;-)

Rosa Cáceres dijo...

Entonces se dijo: Mal de muchos, consuelo de todos. Creemos un complejo de Edipo a cada individuo, y yo no seré sino uno más entre ellos.
Vamos, es que, si no, tenía que arrancarse los ojos. Y no era plan, la verdad.

Más claro, agua dijo...

Rosa, y luego vino lo de Electra, la depre postparto, y demás. Maldito Sigmund!!! ;-)

Oyana dijo...

bueno, bueno, mucho meterse con Freud, pero...bastante razón tenía.


Uno, el tamaño sí importa, jajajaja.

Beso gordo, Eduardo

Más claro, agua dijo...

Oyana, si el tamaño importa, valoro doblemente tu beso gordo. Otro para ti!!! ;-)

Miguel Baquero dijo...

Muy bueno, tío. eres adictivo

Ana dijo...

Ahora entiendo tantas cosas...

Más claro, agua dijo...

Miguel, mira que me han llamado cosas en esta vida... Pero ¿"Adictivo"? ¿Eso es bueno o malo? :-)

Ana, me alegro por ti. Yo sigo siendo el mismo ignorante... ;-)