17 mayo 2010

Feria del Libro de Sevilla. La crónica (2ª parte)


(…Continuación)

Los actos culturales
Como no sólo de firmas vive el hombre (vale, y la mujer, señora ministra, y la mujer), en torno a la Feria se organizaron numerosas actividades culturales de variado contenido que, ya lo adelanto, no cabrán todas aquí. Centrémosnos, faltaría más, en los poetas:

LUIS CERNUDA: la jornada previa a la inauguración de la Feria, la asociación CIVILITER invitó a “personas relevantes de la ciudad” (entre las que incluyeron a este servidor, ya ve usted) a una lectura pública del libro “Ocnos” en el parque de María Luisa. Unas bodegas de la zona pusieron la nota líquida al vespertino evento sirviendo copas de un vino blanco también llamado “Ocnos”. Yo ya he dejado dicho que el año que viene repito, aunque no haya lectura…

ANTONIO MACHADO: Sevilla asume este año la presidencia de la Red de Ciudades Machadianas, por lo que, entre otros actos, organizó durante la Feria un recorrido por los distintos rincones de la ciudad que, de alguna manera, marcaron la vida del poeta, como la catedral, las callejuelas del centro o su propia casa natal, unas dependencias del Palacio de Dueñas, con su huerto claro donde maduran el limonero y la duquesa de Alba (con dispar resultado, también es cierto)...

MIGUEL HERNÁNDEZ: Bajo el meteorológico y premonitorio título de “El viento que no cesa”, Sevilla quiso exaltar al poeta al cumplirse el centenario de su nacimiento. Ni el viento ni la nube de cenizas volcánicas fueron suficientes para detener la sucesión de homenajes y reconocimientos que se colaron por entre las palabras encendidas de cuantos ponentes se unieron a festejar la figura del “poeta del pueblo”, ese que (decíamos ayer) los adolescentes no conocen en persona pero algo han oído…

LA REPE: No, señora ministra, “la repe” no es la chica que ha suspendido todas las asignaturas, sino la Red de Editoriales de Poesía Emergente. Y durante toda la Feria han venido alargando las tardes y las noches con los recitales de jóvenes poetas, valga la redundancia, que demuestran verso a verso que la poesía, sin necesidad de ser un arma, está cargada de futuro.

Por último, y dejándome fuera de los márgenes del folio las decenas de encuentros habidos en los varios escenarios del recinto ferial, no quiero olvidarme de mencionar, por su curiosidad y su apabullante asistencia de público, la mesa redonda protagonizada por los tres mosqueteros habituales (Arturo Pérez Reverte, Juan Eslava Galán y Rafael de Cózar) y moderada por el D’Artagnan de las letras en la televisión autonómica (Jesús Vigorra) sobre “Mujeres y libros”. Sí, señora ministra, cuatro hombres y ninguna mujer. Fue tan raro como si la Conferencia Episcopal se pusiera a hablar sobre preservativos, el aborto o la familia…


El balance final
Tiempo habrá de conocer, de boca de los organizadores, las cifras finales de ventas... Tiempo habrá de saber si la crisis ha influido negativamente tanto como se temía al principio... Tiempo habrá para desmontar las casetas y limpiar la plaza de metáforas y promesas institucionales en formato de bolsillo…

De momento, y a bote pronto, no sé si en esta edición habrán pasado por la Feria muchos lectores, pero gente ha habido a patadas.

Y, en lo personal, me quedo con la mirada azul de Laura Rosal, la sonrisa ultramarina de Andrés Neuman, la conferencia inaugural de Eduardo Mendoza y la disertación sobre Miguel Hernández a cargo de Alfonso Guerra. Y me quedo, con su permiso, leyendo todos los libros que he comprado mientras a mi alrededor ya empiezan a sonar los cohetes (oh, cielos) que anuncian la partida de las carretas hacia el Rocío. Qué hastío, don Antonio…

9 comentarios:

Food and Drugs dijo...

Y tan redundante. Como que se ha de ser algo poeta para poder seguir siendo algo joven.
Como siempre un rato agradable pasar por aquí a husmear.
:-)

Merce dijo...

Qué usted lo lea bien. Yo quiero pasarme este año por la feria del libro de Madrid, a ver si hubiera suerte...

Lombilla dijo...

¿Feria del qué...?

Anónimo dijo...

Que vida tan intensa la tuya ¿pero te habrán pagado, no? porque trabajar has trabajado.la loli.

Cilo M. dijo...

No me gusta la poesía, no se porque no le encuentro la gracia, ¿será que tengo poca sensibilidad?

Más claro, agua dijo...

Food, todo poeta es joven, aunque no viceversa ;-)

Merce, yo también estoy viendo si me puedo escapar algún día ;-)

De la Blanca Paloma, Lombilla, de la Blanca Paloma... ;-)

Más claro, agua dijo...

Loli, intensa, sí. Pero hasta las cervezas las he pagado yo! ;-)

Cilo, pienso que no has dado con la poesía adecuada. Como la música, la hay para todos los gustos... ;-)

tournesols dijo...

Gracias, señor de la lata de cerveza :)

Más claro, agua dijo...

Gracias a ti, chica de mirada azul, y al tesoro de tus libélulas ;-)