25 enero 2012

Microrrelato Express #116



Estoy preocupado por mi amigo Raúl…

Anoche estuvimos hablando de política. Cuando quiso hacer mención de un sanguinario dictador africano, no recordó su nombre. “Lo tengo en la punta de la lengua”, me dijo.

Hoy no responde a mis llamadas telefónicas. ¿Se encontrará bien?... ¿Se le habrá gangrenado la punta de la lengua por albergar ahí el nombre del dictador?... O lo que es peor: si tan sanguinario era el personaje en cuestión, ¿le habrá producido una metástasis por todo el cuerpo?...

Raúl, si lees esto, llama, por favor…



4 comentarios:

W ph Fogg dijo...

Estate tranquilo, esta mañana estaba entrenando con el Shalke como todos los dias...

Hostal mi loli dijo...

Genial, como siempre, corto pero intenso jajajajaj Besito, y me lo he llevado al Nido.

Más claro, agua dijo...

Fogg, mi amigo Raúl no se pone un chándal ni para lavar el coche el domingo... ;-)

Loli, gracias! Qué a gusto se está en ese nido ;-) Besos.

Aticcus Finch dijo...

Mientras recuerda el nombre del dictador africano que vaya repitiendo "Franco...Franco...Franco...", así va tirando el veneno y no le llegará al cerebro.

Y cambiando de tema... Cuando uno tiene que escribr la ¿palabra...? "trupuyo" para verificar dicha ¿palabra...? mientras uno se acaba una botella de Paternina, para poder enviar su "comentario", a uno se le queda una cara de idiota que ríete tú de la de Mercedes Milá cuando defiende al Gran Hermano