21 diciembre 2010

Microrrelato Express # 77


Le dieron a elegir entre “la caja” y “las castañuelas”. Creyendo que lo querían matar, no le quedó ninguna duda: se hizo bailaor.

8 comentarios:

Santos dijo...

Pues vaya, cómo está el patio flamenco, ¿no?...

Lombilla dijo...

Magnífica tu crítica finamente irónica a la excesiva presencia de "flamenquitos" en Canal sur. Felicidades. Ole.

Dyhego dijo...

MÁS CLARO:
Las castañuelas se las aplicaba yo a determinados colgajos, que no me ha dejado dormir el gachó con tanto repiqueteo de zapatitos de claqué...
Salu2 farruqueños

Beatriz la de los Asteasu dijo...

Hay mucho artista suelto...

Anónimo dijo...

En cualquier caso, elegir es perder. Me encanta la caja de cerveza Cruzcampo, también coger una castaña y babeando
de rabia y de Cruzcampo,
bailando
con saltos felinos,
tocando, a zarpazos,
los acordes de un viejo "tangazo".(Piyayo-A. Jarraquemada).

Mari Luz dijo...

hay...........si yo contara porque me hice limpiadora.......jajajajja

eso para otro capitulo....

lolibel dijo...

Yo hubiera hecho lo mismo,por si las moscas.Feliz Navidad y si te sale la loteria nos invitas a unas cervecitas Cruzcampo y ahora si espero comisión.Un abrazo.

Food and Drugs dijo...

De la muerte no pudo al fin escapar, pero, qué diablos, que le quiten lo bailao!
;-)