29 junio 2011

Microrrelato Express #102



La madre presumía en el club de que su hijo no había roto un plato en toda su vida. Mientras tanto, él servía comidas a los acampados en la plaza.

8 comentarios:

Miguel Baquero dijo...

...En platos de plástico, como puede verse.

Dyhego dijo...

Más claro:
Romper platos de plástico es más difícil que romper los de cristal.
Salu2 sin romper.

Toñi (picapusa) dijo...

Y así acabó el hijo después de no romper un plato nunca; indignado hasta las trancas.

Food and Drugs dijo...

Unas buenas prácticas de hostelería, tal como está el tema en estos momentos, y por muy rico que se sea, no es cosa de hacerles ascos...
;-)

SARABEL dijo...

esto me recuerda al que les dicen que no parecia que pudiese matar ni a una mosca.........y luego van y se carga a media familia..........jajajajajaajaj

!nunca os fieis de las apariencias!!!!

Hostal mi loli dijo...

Estos que no rompen un plato podrían romper un sistema,y lo romperán.Besos.

Más claro, agua dijo...

Miguel, qué puñetero, te fijas en tó... ;-)

Dyhego, romper democracias de plástico es más difícil que etcétera... ;-)

Toñi, y más allá!!! ;-)

Más claro, agua dijo...

Food, un "ceuve" es un "ceuve"... ;-)

Mari Luz, las apariencias son la madre de las ciencias... ;-)

Loli, en ello están/estamos ;-) Besos!