02 octubre 2006

Amo a Laura y a ZP

Ahora se ha sabido que, finalmente, los autores materiales del “robo” del sillón del escaño del presidente del Gobierno no eran “cuatro gatos” anónimos sino los componentes del grupo Happiness, aquellos que hicieron famosa la canción “Amo a Laura”… Claro, tanto esperar hasta el matrimonio… que se aburrían, ¿no?

Si en su primer video rechazaban la carne, ahora hacen lo propio con la pobreza. ¿En quién se inspiran? ¿en Paris Hilton?

¿Y cuál es su himno ahora? ¿”Amo a ZP, pero esperaré a las elecciones”?

Es que nos han dejado desconcertados: estos cuatro chavales han pasado en tan sólo unos meses de abrazar los postulados de la Conferencia Episcopal a, directamente, la kale borroka. No se recuerda nada igual desde la época de Eleuterio Sánchez, que fue monaguillo antes que Lute…

Por no hablar de sus padres… El disgusto que tendrán…

“No entiendo a mi hija. Lo mismo se pone una faldita monísima que una sudadera con capucha. ¿En quién se inspira? ¿en Carmen Calvo?”

“Peor es lo de mi hijo, que ni siquiera llegó a aprender a tocar la guitarra, con lo que nos costó el curso en CCC. ¿En quién se inspiraba? ¿en Leonardo Dantes?”

Afortunadamente, todo ha quedado en una anécdota y hasta el propio Rodríguez Zapatero así lo ha entendido: “Sólo ha sido una chiquillada. ¿Pero en quién se inspiran? ¿en Martínez Pujalte?...”

4 comentarios:

Landahlauts dijo...

Tristísimo debe de ser para unos padres algo así. Aunque a mí, si fuera padre de alguno de ellos, me habría molestado más la etapa de ñoños vírgenes que esta de activistas traviesos. ¿no crees?

Más claro, agua dijo...

No sé... Me imagino a esas madres buscando en el maletero de la 'fragoneta' del mercadillo del sábado el mejor jersey para su niño que... me invade la ternura :-)

El Observatorio dijo...

Creo que esta campaña sólo ha beneficiado a la empresa publicitaria que ha realizado este vídeo. La mayoría de las personas que visitaron youtube sólo tenían la intención de observar cómo robaban el escaño, pero sin ningún tipo de preocupación por la campaña “Levántate contra la pobreza”. Hagan una prueba: pregunten a las personas de su entorno qué información tienen al respecto. Seguro que ninguna. Tengo vergüenza ajena de todas estas personas (incluidos periodistas, blogueros, tertulianos, etc..) que sólo se preocupan del morbo que supone robar un escaño y no del verdadero fin de la campaña.. Pero es de esperar en un país donde la gran mayoría de sus habitantes se pasan horas y horas descerebrandose con Pantojas, Aquí hay Tomate, pasarelas de moda, y otros cuentos. Lamentable.

Más claro, agua dijo...

Querido crónicas:

El próximo día 16 yo también me levantaré contra la pobreza. Mientras tanto, déjeme que disfrute con la brillante idea de una gente con más de dos neuronas en el cerebro (ya quedan tan pocos...)