03 enero 2007

Más barato que ninguno

Vamos con el paso cambiado. Antes de que los Reyes Magos hayan podido llegar al portal de Belén, en Madrid ya han empezado las rebajas. Que estaban ayer las maniquíes de los escaparates pegando patadas a las figuras del Belén para hacerse sitio… “Fuera, fuera, que ya nos toca lucirnos a nosotras… ¿Y este con el culo al aire aquí en medio?... ¿Pero esto qué es, un belén o una botellona?”.

A este paso, los Reyes Magos van a venir a adorar al Niño cargados de tickets de descuento… “Mira, Jesús, que si no le ves utilidad a esto de la mirra, o no entiendes las instrucciones, que lo mismo están en chino, pues que aquí tienes el ticket de compra para que tú lo cambies por lo que quieras, porque el dinero no te lo van a dar, ya sabes cómo es esto de las rebajas…”

¿Y el Cartero Real?... Espero que hayan tenido la delicadeza de apartarlo de la entrada del centro comercial, que la gente no ve cuando se abren las puertas y arrasa con lo que pilla de por medio. Si no ha habido ya alguno que lo ha dejado en bolas… “Mira, un disfraz de Aladdin para mi sobrino… Y el trono este, para mí, para ver más cómodo el fútbol”.

¿Y el Ángel Anunciador? Este ya viene con voz de megafonía cutre incorporada… “Y el Ángel del Señor anunció a María: descuentos en perfumería y artículos de regalo en planta primera. Hasta un 50% en moda caballero en planta segunda.”

¿Y mi cuñao? ¿Nadie lo quiere? Lleva un descuento considerable (sobre todo en el número de neuronas) y lo ofrezco junto con el disfraz de Aladdin. Además, no hay que regalarle nada, porque ya le hemos vuelto a envolver el mismo batín de felpa de todos los años y que él se empeña en rechazar sistemáticamente todos los días Seis de Enero. Y por si esto fuera poco, cuenta con el sello de calidad avalado por la Asociación Mundial contra el Cuñao que se te sienta al lado en la Cena de Nochebuena. ¿Alguien da más?...

2 comentarios:

noemi dijo...

No sé, como que leyendo tu texto me dá la impresión de que los Reyes Magos en realidad son los familiares de los niños...

Más claro, agua dijo...

Noemi, próposito número uno para el nuevo año: no te creas nada.

Limpia bien tus zapatos y déjalos junto a la ventana la noche del día 5. El día 6 tendrás, por lo menos, unos zapatos limpios :-)