05 diciembre 2007

Necesitamos un cambio climático ¡ya!


Representantes del medio ambiente de medio mundo, y del otro medio también, se reúnen estos días para hablar de cambio climático en Bali, que es una ciudad, no una sauna ni un restaurante de comida oriental. De momento, no se han puesto de acuerdo ni en el clima que tiene que tener la propia sala de reuniones.

Hay quien dice que hace mucho calor y que hay que bajar la temperatura de la calefacción. Hay otros que opinan que eso mejor ni tocarlo, que el termostato lo carga el diablo y que bastaría con abrir las ventanas. Los americanos, siempre a su bola, piensan que se trata de un nuevo ataque de Apple a su querido Windows y dicen que las ventanas están bien como están, que no se tocan…

Mientras tanto, y para intentar poner algo de cordura en la discusión, la organización ecologista Greenpeace presenta la publicación de un libro, “Planeta frito”, escrito por un tal Sergio Bulat (no confundir con Borat, que éste sí que necesita un cambio, pero no climático, sino radical). En el libro, Bulat ofrece una serie de remedios caseros para combatir el cambio climático. A saber:

Usar nuestras propias bolsas de tela a la hora de comprar. Alguien debería comentarle a Bulat que hace tiempo que se inventó la rueda y que las bolsas de tela fueron sustituidas por los carritos de la compra. También podría sugerir el comprar menos para usar menos bolsas, ¿no?

Disminuir el consumo de productos de limpieza del hogar. Claro que sí. Las pelusas son ecológicas y, cuando se hacen grandes, son capaces de fagocitar moscas y mosquitos de manera autónoma.

Cocinar en microondas en vez de en el horno eléctrico convencional. Las radiaciones, supongo, se facturan aparte.

Lavar en frío y olvidarse del prelavado. Y si, además, lavamos poco, ahorramos agua.

Teletrabajo: trabajar desde casa y ahorrar energía y tiempo. Sinceramente, el trabajo no creo que sea un problema; todo el mundo se apunta a reducir la contaminación si para eso tiene que reducir su jornada laboral. Una vez más, los funcionarios se convierten en unos adelantados a su época…

Casual Summer. Es decir, vestir de manera más informal durante los meses más calurosos del año. Así evitamos tener que poner el aire acondicionado a veinte grados, con lo que eso contamina. Pero claro, ante la posibilidad de ver a tu compañera en top o a tu compañero en bermudas, a ver quién es el guapo que se presta a trabajar en casa…

A la vista de estos consejos, el perfil de persona ideal para combatir el cambio climático es alguien que compra poco, que limpia poco, que cocina con microondas, que usa poco la lavadora, que trabaja poco y que viste de manera informal…

Conclusión: el cambio climático se arregla de inmediato llenando el mundo de becarios.

13 comentarios:

Merce dijo...

Recapitulemos, nos debemos convertir en unos cochinos marranos, que vivamos entre toda la porquería que seamos capaces de almacenar en nuestras casas. ¿El olor corporal será contaminante?...espero que las mascarillas no, porque las vamos a necesitar...

Más claro, agua dijo...

Parece que sí, merce, que básicamente es eso :-)

mi despertar dijo...

Muy buen texto

PATRY dijo...

pues si, la tierra se destruirá en 3, 2, 1....

concienciada dijo...

pues... tampoco es tan estúpido si lo piensas: puedes ponerlo todo en tu bolsa de tela o en tu carrito y no llevarte cinco bolsas de plástico que luego vas a tirar (no cuesta nada), en verano no es necesario ir con chaqueta y corbata (ni poner el aire acondicionado a 20 grados y helar al resto del personal, seguro que alguna te lo agradece), el teletrabajo lo veo difícil pero se puede ir en autobus o andando -si no está muy lejos- al curro. Lo del microondas no lo veo claro, pero lo de los productos de limpieza, elegir los ecológicos.

Joder! que lo que no queremos es perder ni un poco de nuestra comodidad.

Uno dijo...

Que terrible es esto del cambio climático y no me refiero sólo a sus posibles efectos. Se ve que ahora que es un tema popular todo el mundo se apunta a evitarlo, hace suya la preocupación e intenta manipularlo (y a la gente de paso) para su propio beneficio o provecho.

Parece que la gente, general, está algo neurótica con este tema. Otros , sin embargo, aprovechan para meter en el mismo saco un sin fin más de paridas.

Tanto énfasis en algunas cuestiones raya el absurdo... ¿seguro que no era Borat el del libro?

Saludos

Más claro, agua dijo...

Gracias, mi despertar.

Patry, joé, ¡avisa con más tiempo! La tierra está a punto de destruirse y yo con estos pelos... :-)

Concienciada, si tienes toda la razón del mundo, pero si no nos reímos... ya me dirás tú :-)

Uno, cuidado con lo que dices, que puede salir alguien y achacarlo también a los efectos en tu mente del cambio climático ;-)

repollo dijo...

hola, me permito una corrección: LOS BECARIOS TRABAJAMOS MUCHO, MUCHO, vale lo de la lavadora y lo de la vestimenta informal, pero no admitimos lo de trabajar poco, eso sí que no.

Más claro, agua dijo...

Pues muy mal, repollo: según Bulat, estáis contribuyendo a acelerar el cambio climático. No trabajes tanto, hombre, para lo que te van a pagar... :-)

Luna Carmesi dijo...

Bulat aplica el concepto de 'actua individualmente piensa globalmente', pero esto es un cubo de arena sino controlamos 'la arena de la playa' que tienen las multinacionales...
Demagogia...
:-S

Evinchi dijo...

Ah, entonces mi vecina no era guarra, resulta que es ecologista. Mecachis...

Un saludo, he llegado aquí recomendada por Uno. Me ha gustado tu blog.

Abismo Ínfimo dijo...

Qué cachondo eres, mas claro, me has hecho reír de nuevo. Volveré.

Más claro, agua dijo...

Luna. la demagogia es la madre de la ciencia (o algo así era..., ¿no? :-)

Evinchi, muchas racias, vuelve cuando quieras ;-)

Lo mismo digo, abismo ;-)