31 julio 2015

Ligero de equipaje


Y cuando llegue el día del último viaje, 
y esté al partir la nave que nunca ha de tornar, 
me encontraréis a bordo ligero de equipaje, 
casi desnudo, como los hijos de la mar.

Que ninguno de mis enemigos descorché botellas todavía. Ha llegado el día del viaje, sí, pero no del último viaje. Hace tiempo que vengo diciendo que morir es relativo…

Pero sí es cierto que parte hoy la nave que no regresará hasta septiembre. Y, efectivamente, me encontraréis a bordo ligero de equipaje. Lo que veis en la foto de arriba y algo de ropa. Casi desnudo, como los hijos de la mar, a quienes saludaré personalmente en el chiringuito de siempre.


A lo largo del mes irán apareciendo por el blog algunas frases veraniegas. Espero que os gusten y que sigáis aquí en septiembre. Mientras tanto… Caminante, no hay camino, sino estelas en la mar…


28 julio 2015

Temo la respuesta yihadista…


Mi cuñado me manda un mensaje contándome que ha estado en unos baños árabes. Poco tiempo, eso sí. Apenas cinco minutos… Al parecer, le han echado. Está indignado. “Es una injusticia”, me escribe. “En ningún lado ponía que no podías tirarte a la piscina en bomba…”

24 julio 2015

Yo lo he visto... (97)


Mi cuñado, de manera reincidente, me manda una nueva foto de su “ruta gastronómica chiringuitera” y me pregunta si sé lo que está comiendo.

A simple vista, le contesto sobre la marcha, tiene pinta de ser, más que un plato, un cursillo de natación para trozos de chorizo sumergidos en un pestilente líquido contaminante…

Me dice que no, que es un “exquisito chorizo a la sidra” y que tengo que ir a probarlo.

Lo peor de todo es que ni con eso se envenena el jodido…


21 julio 2015

Yo lo he visto... (96)


Mi cuñado me manda esta foto del menú del día del chiringuito que tiene la desgracia de acogerle para comer. “¿A que no sabes que voy a pedir?”, me reta…

Como si lo hubiera parido. Puede pedir cualquier cosa menos la cuenta.

Pero le contesto:

De primero, pimientos rellenos de marisco.

Y de segundo, pimientos rellenos de carne.

Y acierto, claro.

(NOTA: algunas traducciones al inglés de la carta parece que las ha hecho él mismo...)

06 julio 2015

Desmontando a San Fermín


¿Quién es el patrón de Pamplona? San Fermín, claro. Pues no, error: el patrón de Pamplona es San Saturnino.

¿Cuándo empiezan las fiestas de San Fermín? El 7 de julio, claro, lo dice la canción (“uno de enero, dos de febrero…”) Pues no, error: las fiestas empiezan hoy, día 6, a las doce del mediodía con el Chupinazo.

Estos navarricos es lo que tienen, que son unos cachondos.

Pero no terminan ahí las contradicciones de este evento universal, ni mucho menos. Según el manido estereotipo nacional, los navarros tienen fama de brutos. Y, sin embargo, ahí los tienes (“¡Viva San Fermín! ¡Gora San Fermín!”), bilingües perdidos.

Las fiestas de San Fermín son las únicas del mundo en las que la gente no llega sino que sale de casa a las ocho de la mañana. Es la hora del encierro. Y llaman “encierro” a soltar por la calle a una manada de toros y vacas…

Lo que yo te diga: unos cachondos.

Al igual que la Feria de Abril de Sevilla la inventaron un vasco (Ybarra, como la mahonesa) y un catalán (Bocanegra, como el pirata), los encierros de San Fermín los inventó Curro Romero. Fue una de esas innumerables tardes aciagas que tenía el maestro, en las que sólo se arrimaba al morlaco si éste venía impreso en una fotografía en el programa de festejos. Apremiado por los gritos de la multitud de los tendidos de sol, que le amenazaban con meterle un bombo por salva sea la parte, se decidió a salir del burladero. El astifino, guiado por el claquear de las rodillas del maestro, se fue hacia él con la velocidad del que va a cobrar la extra de verano. A Curro le faltó tiempo para salir escopetado a las calles de Pamplona por la puerta de chiqueros. El público, lógicamente cabreado, no dudó en saltar de sus asientos y perseguir al de Camas para darle hasta en el carné de identidad. Y así se produjo la bella estampa de la carrera de un torero, diez mil aficionados y un Guardiola, una imagen que más adelante utilizaría como recurso habitual Benny Hill en sus gags.

Al año siguiente, Curro Romero ya no figuraba en los carteles. Lo más cerca que se le vio de Pamplona en esas fechas fue Algeciras. Sin embargo, los pamplonicas quisieron reproducir la anécdota y soltaron por las calles a todo lo que vistiera de negro y tuviera dos cuernos, alcalde incluido. La tradición, como es público y notorio, se mantiene hasta nuestros días. Lo que te digo: unos cachondos.

Por todo eso, yo nunca me pierdo las fiestas de Pamplona y corro todos los encierros. ¿Que no se lo creen? Fíjense en su televisor cualquiera de estos días a las ocho de la mañana. Me reconocerán porque voy vestido con zapatillas deportivas, pantalón y camiseta blancos, pañuelo rojo al cuello y un periódico en la mano.

“Pero si así van cientos de personas, so capullo…”

Cierto, pero yo soy el único que va haciendo el sudoku…

------------------------------------- 

NOTA: este texto se publicó originalmente el 6 de julio de 2006 en este blog. La única diferencia, nueve años después, es que ya no hago sudokus.

29 junio 2015

Yo lo he visto... (94)


El paso del tiempo ha borrado el mensaje del cartel. Me atrevo a aventurar que, cuando se colocó allí, advertía de algo parecido a esto:

CUIDADO
PLANTAS INVASORAS

19 junio 2015

Microrrelato Express #199


Cada día, mi hermano gemelo se acerca a mi cama, me da las buenas noches y se lamenta de que solo yo sobreviviera al parto.