26 abril 2011

Microrrelato Express #93



Cuando nuestros mayordomos empezaron a servir el beluga en platos de postre, supe que había llegado la crisis a palacio.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Al saberme pobre, un temblequeo acudió a las canillas de mis dobladas piernas. El espanto, en mi cara, fue dueño y señor. En aquel momento, no buscaba libertad, buscaba una salida y la encontré, la encontre en el compartimento de las verduras de mi nevera, En donde debía encontrarse un rico repollo, se hallaban, resplandecientes, juntitos, doce botellines de la rica Cruzcampo. El sol volvió a salir por Oriente. (A. Jarraquemada).

Santos dijo...

Beluga, qué ordinariez! Con lo rico que está el chopped. Y tan al alcance de todos los bolsillos incluso en tiempos de crisis.

Anita Noire dijo...

Ni beluga ni ná. Nada como una buena cruzcampo al servicio del gaznate del pueblo llano.

Hostal mi loli dijo...

Yo prefiero un bocata de atún con aceitunas y una cervecita fresca que el beluga de palacio.Saludos.

Food and Drugs dijo...

Lo malo de esta crisis es que los ricachones ahora se comen el beluga en barreños, y a los demás pronto nos echarán los cacahuetes por entre las rejas de la jaula.
;-)

Antonio de Castro dijo...

Es la decadencia total, el fin de los tiempos.

Merce dijo...

Y quién quiere beluga pudiendo comer un buen bocata de jamón con una cerveza bien fría. :-)

Más claro, agua dijo...

Jarra, ¡o por Antequera! ;-)

Santos, el glamour escondido del "chope-pó"... ;-)

Anita, ¿quién quiere huevos de "centurión" pudiendo tener savia de Gambrinus?... ;-)

Más claro, agua dijo...

Loli, y en una terracita al sol, no en salones de techo pintado, ¿verdad? :-)

Food, hasta que rompamos los barrotes... ;-)

Antonio, sobre todo para ellos, que no conocen los placeres reales de la vida (que son, por otro lado, gratuitos ;-)

Merce, a esa crisis me apunto desde ya!!! ;-)