25 septiembre 2015

Microrrelato Express #201


Coge un bus. Va muy lento y lo deja. Coge un taxi. Hay un atasco y lo deja. Sigue corriendo. Casi se asfixia pero llega a la cita. Ella, no.


9 comentarios:

d:D´ dijo...

El eterno dilema; se hacen de rogar
[Ambas palabras tiene un cierto cariz (de manipulación) religioso.
Aunque bien pensado, incluso, estaría pensando en aquella constitución de 1812. Viva la Pepa que llega tarde, pero llega. ¿Y cómo llega?

El eterno dilema que él ruega llegue manque pierda...el autobús, el taxi, el tiempo o lo qué sea.
¿Finalmente llegó?
[Me pregunto si, además, celebras algo. Parece una ofrenda personal a alguien próximo]
Y quién sabe si tras ese ramo y tu microoxímoron no escondes algo íntimo y muy allegado. En el mejor sentido...
Gran saludo, Cruz

Más claro, agua dijo...

Te puedo asegurar que el microrrelato no tiene absolutamente nada de autobiográfico.

d:D´ dijo...

Vale, mejor...asín
Algo así me recuerda a Buster Keaton :))´

Las ciudades son un dilema, los transportes se congestionan en sí mismos, ensimismados en su propia naturaleza. Aquello que escribiste del bosque cuando el talador finalizado el trabajo ya no pudo verlo. La Constitución consume sus propias hojas escritas y en sus renglones se escriben contradictorias normas en apartados al margen de sus tapas...¿Nos podríamos ir de tapas? Y con unas cañas pescar algo. No sé, una merluza, una pescadilla, melopea del Nilo. Ni lo cuentes, déjalo.

Las poblaciones menores, aldeas, lugares, pagos o deudas, son mejores en ese sentido. Tienen metro pero carecen de politanos; en un paso te presentas con un ramo, o dos, ante la ausente y si ves que tarda mucho puedes regresar dejando una nota: SI llegas y no estoy, estoy enfrente que es mi casa o cabaña.
Allí las cabañas son de ganado o de palos. Palafitos si son sobre el agua o en el Cádiz antiguo o en Palos de Moguer. Palacios en Riofrío o de Paladio; qué buen arquitecto y qué brillante.
Las ciudades asfixian a la primera, se muerden y mueven en círculos. Barruntan comodidades ficticias y desesperan a quienes viajan en sus adentros con dolor de varices.
Tal vez él al echarle una carrera a los demás llegó demasiado pronto.
¿Vendría ella en bus...ca de él en taxi?

Los conductores de auto-taxi, esos dicharacheros ciudadanos que además de cobrarte un riñón te producen dólar de cabeza.
La próxima vez úsese una bicicleta.
Pues eso

Dyhego dijo...

Tendría que haberle entregado el ramo de flores a la primera chica que pasara. ¡Que se fastidie la otra! (Seguro que era una cuñá en potencia).

Más claro, agua dijo...

Es verdad. El microrrelato tiene cierto aire de cine mudo, de Buster Keaton. Me gusta esa lectura.

Y lo de la bicicleta es una posibilidad muy razonable. Tanto para ciudades grandes como para poblaciones menores. Incluso para echar la siesta viéndolas en televisión. ;-)

Más claro, agua dijo...

Dyhego, es verdad. Con esas cosas hay que tener mucho cuidado... ;-)

Tracy dijo...

¡¡¡Joderrrrrrrrrr! ¡qué faena!

Más claro, agua dijo...

Tracy, el amor duele... ;-)

L. N.J. dijo...

¿Y para qué se le ocurre llevar rosas sin espinas?. Si es que no puede ser...