27 octubre 2008

Microrrelato Express # 8

SIETE PECADOS (EN DIVERSAS) CAPITALES

1º - GULA: Que te engulla la bulimia de la noche. Que devore tus piernas, tus brazos, tu silencio enfurecido. Que se atragante luego con los dedos de tus manos y que, saciado, vomite tus reproches.

2º - LUJURIA: Sueño que todas las mujeres bellas del mundo quieren hacer el amor conmigo. La excepción tiene la regla. Y me enamoro de esa mujer… excepcional.

3º - SOBERBIA: El taxista me ofrece iPhone, conexión Wifi y el Wall Street Journal del día. Le digo que sólo voy al teatro. Y me obliga a bajar.

4º - IRA: Me susurra sus canciones al oído. Dibuja en mis labios el mapa de su corazón con las yemas de sus dedos. Si la miro, me sonríe. Si cierro los ojos, me besa. Me llama si no estoy y me confiesa que cuando muera quiere reencarnarse en tatuaje en mi espalda… Todos la llaman Elvira. Sólo yo la llamo Elv.

5º - AVARICIA: Lo quiso todo para ser feliz y casi lo consiguió. Sólo le faltó la receta para sobrevivir al suicidio.

6º - ENVIDIA: Alberti, Baudelaire, Cernuda, Diego, Elliot, Fonollosa, Goytisolo, Hierro… El pecado se desparrama por todo el abecedario.

7º - PEREZA: Y al séptimo, descansó.

-------------------

22 comentarios:

Breuil dijo...

Absolutamente genial. Enhorabuena.
En el sexto pecado incluiría: la E de Eduardo, o la C de Cruz, la S de Sr. Cruz... O las tres a la vez :)

P.D.: Si nadie publica a la vez... ¡soy la primera hoy! ¡Qué ilu! Ha servido levantarme a las 5 y estar al acecho en su blog :PP

Más claro, agua dijo...

Breuil, muchas gracias. Pero, para futuras ocasiones, ya te adelanto que jamás publico antes de las siete y media de la mañana, así que no vuelvas a pegarte esos madrugones por mi culpa, mujer, que me haces sentir culpable ;-)

Breuil dijo...

AH, pero... no hay premio para el primero. Joooooooooooo.
:P :P

Más claro, agua dijo...

Vaaaale... Te concedo hora y media de siesta por lo del madrugón ;-)

Lombilla dijo...

Ahora entiendo por qué estás gordo; por qué me sobas cuando nos vemos; por qué me enseñas tus ebúrneas piernas constantemente y te enfadas porque yo vomite con su peluda visión... Y que le hayas hecho otra raja a tu alcancía porcina... Y que yo te envidie... Y que...que...AAhhhoooughhh, Zzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzzz

Más claro, agua dijo...

¡¡¡Lombilla!!! ¡¡¡La medicación!!! Es que te lo tengo que recordar todas las mañanas, joé... ;-)

oyana dijo...

Este texto es de lo más bonito que he leído en los últimos tiempos.
Mi admiración.

Marta Arrufat dijo...

Guau Eduardo! enhorabuena, fantastico.

Más claro, agua dijo...

Oyana, me abrumas... Muchas gracias ;-)

Miau, Marta! Muchas gracias :-)

Flipo en octarino dijo...

Absolutamente genial!!! Me he reido mucho en el 2º, creo que lleva mensaje subliminal. No te cuento los devarios que me han producido imaginar un hombre con la regla excepcional... ;-)

Más claro, agua dijo...

Flipo, no nos dejes así, mujer, cuenta, cuenta... :-)

Eria.. dijo...

¿Cómo puedes superarte? Besitos varios.

Más claro, agua dijo...

Eria, con alzas de siete centímetros, como Mr. Bruni y Aznar ;-) Besitos.

Alex dijo...

...no me gusta la palabra pecado...
...la inventaron aquellos que ávidos de mal y en nombre del bién, extorsionaron, robaron, mataron, violaron...
...en honor a los inocentes, deberíamos dejar de usar esa palabra...

Ana dijo...

Pero esto no es un microrrelato! Esto es una obra maestra!

Más claro, agua dijo...

Alex, ese es uno de los objetivos de este relato: desmitificar el pecado ;-)

Ana, qué exagerados sois los argentinos. Muchas gracias, de todas maneras ;-)

Food and Drugs dijo...

Reflexiones muy inteligentes. Te estás saliendo del formato "micro", pero bienvenido sea.
Saludos

Más claro, agua dijo...

Food, no vamos a discutir de tamaños, ¿no? ;-)

Merce dijo...

Bueno, bueno, buenísimo, don Eduardo...

Más claro, agua dijo...

Gracias, Merce ;-)

Breuil dijo...

Lo del Monterito y el lunar de la Crawford me da envidia cochina, por eso cuelgo el comentario en este post. :P :P

Más claro, agua dijo...

Tampoco es para tanto, Breuil. Debería darte gula y nos íbamos a Tarifa a comer ;-)