08 abril 2013

Microrrelato Express # 158



Cada mañana se santigua al pasar por delante del contenedor de basura. Y lo hace, al menos, desde que empezamos a extrañar a su marido...

14 comentarios:

L.N.J. dijo...

Uff, un poco fuerte

saludos.

Más claro, agua dijo...

¿Fuerte el olor?... ;-)

Dalicia dijo...

ajá.... fijo que delante del de orgánicos se santigua más..

me apuesto un botellín!!!


muases!!!

Más claro, agua dijo...

Salvo que lo ocultara en envases... ;-)

Alicia Vernok dijo...

Continuaçao:
Aunque los suyo sería que se santigauara delante del figrorífico de quien rebusca en ellos todos los días.

Más claro, agua dijo...

Alicia, ¡vaya menú!... ;-)

Dalicia dijo...

cachis...

¡¡ no contaba con tu astusia" !!!

Más claro, agua dijo...

Es igual. Al botellín invito yo ;-)

L.N.J. dijo...

jaja, sí, eso, el olor...

Más claro, agua dijo...

;-)

Hostal mi loli dijo...

Hay quién se santigüa delante de las hamburguesas, por si acaso jajjajaja Muaksss

Dyhego dijo...

Masclaro:
¿Se santiguaba por si resucitaba o para que no lo hiciera?
Salu2.

Más claro, agua dijo...

Loli, es que hay hamburguesas que... :-) Besos!

Dyhego, ponte en lo peor... ;-)

d:D´ dijo...

Me da la impresión que, en realidad, los contenedores eran sinónimos de lo que su marido debió representar. Incluso un "recicla o revienta"