28 junio 2007

Ten cuidado con lo que deseas, porque puede convertirse en realidad

9 comentarios:

La interrogación dijo...

Noooo, por desgracia, debajo de los adoquines están los cimientos de todos esos edificios. Vaya ascoooo

Mari Carmen dijo...

Y cuando ya no haya playa, se construirán palafitos, y asunto arreglao. Ya ves... volveremos a época pretéritas, porque dicen que todo vuelve, ¿no? :)

LOLA GRACIA dijo...

Madre mía, qué penita, penita, pena

siempre_soy dijo...

esa realidad da asco....

quiero otras realidades, asi como poder volver a lo simple de la vida...


saludos

Más claro, agua dijo...

Para hacer justicia, nos queda averiguar quiénes de aquellos barbudos soñadores del 68 se han convertido en orondos especuladores. Entonces tenían 20 años. Hoy rondarán los 60.

Si quieren cemento, regalémosles unos zapatitos de ese material e invitémosles a bañarse con ellos puestos en sus playas privadas...

Landahlauts dijo...

ay, cuánta razón tienes... aquellos soñadores son estos especuladores panzudos...

Y los sueños y la ideología la enterraron debajo de esa gruesa capa de cemento.

atenea crisoelefantina dijo...

eso es el terrible benidorm!

Más claro, agua dijo...

Hoy es Benidorm, atenea; mañana será cualquier otro lugar...

Anónimo dijo...

Lo más triste es que no es un caso aislado, en casi todas las ciudades costeras del mundo sucede esto, la verdad da mucha pena... lo bueno es saber que hay gente que piensa igual que uno, por más que no tengamos el poder de cambiar las cosas, nuestro pensamiento tampoco lo pueden cambiar...
Saludos desde Buenos Aires, donde la costa original desapareció hace muchísimo y sólo quedan las anécdotas de cuando la gente disfrutaba de sus orillas...