31 enero 2008

Kortadelo y Filemontxu


Esta semana hemos sabido, a través de los informativos de Cuatro, que, preocupada por su sistema de seguridad interna, la banda terrorista ETA ha distribuido entre sus miembros un nuevo manual de instrucciones. Creo que se llama algo parecido a “Cómo ser terrorista y no morir en el intento, so inútil”.

Con este nuevo manual, si ahora usted quiere montar su propio comando, tan sólo tiene que ir a su Ikea Taberna más cercana y solicitar su pack. Si sigue las instrucciones paso a paso, el fabricante le garantiza que, al final, a su terrorista le faltará un tornillo, como a los profesionales. Si no, a usted le devuelven el dinero y al terrorista defectuoso lo extraditan a un país más o menos centroamericano…

El manual, aunque está en euskera, contiene órdenes muy sencillas para que hasta esta pandilla de chimpancés pueda entenderla. Por ejemplo: no utilizar los móviles personales, sólo las cabinas. Convendría, quizás, se me ocurre, que les advirtieran de la necesidad de hablar bajito, porque eso de planear un atentado con gente paseando a tu alrededor pues… no sé… yo, muy seguro no lo veo… Aparte de que ¿quién utiliza a estas alturas las cabinas de teléfonos? ¡Van a ser los únicos!... El Ministerio de Interior ya está pensando en premiar a Telefónica por su inestimable colaboración en la lucha antiterrorista…

También recomienda el manual seguir las órdenes siempre al pie de la letra. Parece ser que, o alguno les ha salido díscolo o, más probable, analfabeto. En relación con estas órdenes, insisten: si el mensaje dice “se lee y se destruye”, se lee y se destruye. Eso o, más acorde con su edad mental, yo les sugiero que a los mensajes les peguen una etiqueta que diga “Fran Perea el que lo lea”. Para mayor seguridad, digo…

Otro de los problemas que preocupa a la banda es la sospecha de ser perseguidos. Para eso, el manual también tiene solución: primero, comprobar que “no es paranoia” y, luego, preparar maniobras de despiste. O sea, que lo primero es llamar a tu psicoanalista… desde una cabina, claro:

“¿Está mi psiquiatra? Que se ponga…”
“Dígame...”
“Mire, doctor, que no se si me persiguen o es paranoia mía…”
“Descríbame los síntomas…”
“Pues yo creo que estoy rodeado de quince agentes de la policía francesa apuntándome con fusiles recortados…”
“Tiene toda la pinta de ser algo real… No pierda la calma… ¿Qué dice su manual al respecto?...”
“Fran Perea el que lo lea”
“Vale, ¿quiere que vaya contactando con su abogado?...”

Según todos los expertos consultados, la banda terrorista ya no recluta a sus jóvenes cachorros de la kale borroka: directamente ficha a los repetidores de la ESO…

9 comentarios:

smalldragon dijo...

Por cierto pondrá en el manual que dado que no pueden usar su móvil personal, desde la cabina tampoco pueden llamar al móvil personal de otro etarra, pues evidentemente este siguiendo el manual no lo usará. Es decir que tendrán que llamar desde una cabina a una Herricotaberna y hacer la típica gracia: de esta Tomás Turbado.
Y ahora me pregunto yo para que quiero un móvil personal que no puedo usar.... menuda carga inútil

Merce dijo...

Pero si nadie nunca se lee las instrucciones de nada...

¿Cabinas telefónicas? y eso ¿qué es lo que es?...

Genial...como siempre...

Lombilla dijo...

¿No formamos parte de eso que se llamó "La Europa de los pueblos..."? Pues estos carajotes tienen un papel fundamental: el tonto del pueblo (un tonto muy hijoputa, vale, pero tonto al fin y al cabo.Si hasta el acrónimo es de TBO: la ETA... Pero qué se va a esperar de unos tipos que se enroscan la boina esa que llevan...

Más claro, agua dijo...

smalldragon, yo creo que llaman directamente al psicoanalista, que es común, y este ya distribuye los mensajes.

merce, así les va, claro...

lombilla: el TBO, la ETA, la TIA... Y Otegi y Barrena, Zipi y Zape... Ya no veneran a Sabino Arana sino a Ibañez :-)

Luna Carmesi dijo...

Indudablemente algunos cabrones prefieren apretar gatillos que tornillos en una fabrica.

Seguramente es mas sencillo para su cabeza.

Nos leemos wapo!

mila dijo...

cada día lo tengo más claro, el mayor castigo para esta gente es ingresarlos directamente en un psiquiátrico de alta seguridad y con camisa de fuerza...

LOLA GRACIA dijo...

Muy bueno de lo Fran Perea...El otro día mi marido utilizó una cabina....y eso merece un post, porqe aunque metas el pago fraccionado, los muy ladrones de telefónica no te devuelven ni un centimito...aunque hables 30 segundos

Más claro, agua dijo...

Así es, luna wapa :-)

Mila: más claro, agua :-)

Lola, tu marido es un clásico (me niego a pensar que sea un etarra ;-)

Anónimo dijo...

coño parece calcado del manual de los maderos y picoletos, es lo que tiene que cuando están contra el poder establecido como Franco y sus secuaces en el golpe de estado del 36 se les llamaba "terroristas" y en cuanto los malos triunfan se reconvierten en "generales". El ejemplo franquista no es único, recordemos a Pinochet o el estado de Israel cuyos "padres de la patria" eran reconocidos y ""peligrosos terroristas" para el MC5 Británico previos a la independencia. ¿como pasar de terrorista a general en jefe del ejercito patriota? Sencillo cuando ganas como Franco, de haber pedido habría sido un Tejero o Sanjurjo cualquiera.